Quimper, ciudad de las leyendas

Ciudad de arte e historia

La capital de Finisterre se encuentra en la confluencia de la Odet, el Steir y el Jet. Muchos monumentos históricos como la Catedral de San Corentin, de estilo gótico, la iglesia prieural de Locmaria, de estilo románico o las murallas de la ciudad constituyen el rico patrimonio de la ciudad. El Museo departamental Bretón exhibe exhibiciones arqueológicas, muebles y trajes bretones. Además, cada año, en julio, el Festival de Cornouaille sumerge a sus visitantes en la cultura bretona, con conciertos, espectáculos y demostraciones de bailes bretones y música.

3 viejas ciudades conforman el nuevo Quimper

El primitivo sitio de Quimper
El barrio de Locmaria, con su iglesia románica del siglo 12 (uno de los monumentos románicos más antiguos de Finisterre) y su jardín medieval.

La ciudad del obispo
Incluye el antiguo Palacio Episcopal, que ahora alberga el Museo departamental Bretón, las murallas de la ciudad (40% de los 1,5 km originales), las calles empedradas del centro histórico y las casas con entramado de madera.

La ciudad del duque
Incluye pintorescas casas, la iglesia de San Mathieu y sus notables vidrieras.

Quimper es hoy una ciudad vibrante y atractiva. El encanto de su centro histórico, la convivencia de sus habitantes y la fuerte presencia de la cultura bretona lo convierten en un lugar muy popular.

Print Friendly, PDF & Email