El castillo de Kergroadez

Construido durante el reinado de Enrique IV, despojado por la revolución francesa, el Château de Kergroadez encuentra su belleza gracias a las obras de renovación llevadas a cabo durante un siglo. Austero y majestuoso, todo de granito fortificado, es un gran edificio cuadrado con arquitectura defensiva. Patrimonio del renacimiento Bretón, rodeado de bosques y prados, el castillo de Kergroadez es ahora clasificado como monumento histórico.

La visita guiada le permite admirar la arquitectura exterior e interior de esta impresionante realización. Entrando en el patio se empapa de la vida del castillo, se visita la capilla, los establos, las habitaciones de la vivienda señoriales y la torre de los guardias. Este año descubrirás el acceso al parapeto de defensa desde la capilla, las nuevas puertas y ventanas del castillo, y los elementos de la antigua mansión encuestada desde sus ruinas…

Distribuida en 22 hectáreas, la caminata en los jardines, accesible a todos, permite descubrir los encantos de la biodiversidad en Kergroadez: el estanque de peces, los paisajes de páramos bretones, el pequeño estanque del lavado, los “ribines” hacia el palomar, la madera de la antigua haya, la vista al mar, el buzón histórico del castillo y el jardín de plantas medicinales. Es una maravillosa caminata familiar, especialmente cuando los niños, con un juego, descubren a los habitantes del sitio y se pierden en el laberinto. Un gran momento en la naturaleza, al ritmo de cada uno…

Print Friendly, PDF & Email